viernes, 29 de marzo de 2013

REFLEXION SOBRE LA SEMANA SANTA EN EL CAB





DOMINGO DE RAMOS:

La Semana Santa comienza con el DOMINGO DE RAMOS, este día recordamos cuando Jesús entró en Jerusalén y todo el pueblo lo alabó como Rey. Este día, los católicos llevamos palmas a la Iglesia, como los judíos en tiempo de Jesús, para que las bendigan. Levantar las palmas debe manifestar nuestro convencimiento de  que Cristo, que hoy entra en la Ciudad de Jerusalén, es el Camino que nos salva, la Vida que se nos ofrece con abundancia y la Verdad que nos hace libres.

 JUEVES SANTO
Este día se recuerda la Última Cena de Jesús con sus apóstoles en la que les lavó los pies dando un ejemplo de servicio. En la Última Cena, Jesús se quedó con los hombres en el pan y en el vino, dejó Su Cuerpo y Su Sangre. Instituyó la Eucaristía y el Sacerdocio y promulgo el mandamiento del amor. Ser libre es hacer una opción fundamental en la vida, Jesús nos enseña que la decisión más importante en nuestra experiencia de fe es el Amor, él mismo es la máxima expresión del amor de Dios al hombre, así el creyente debe ser la más grande expresión del amor de Dios al prójimo. “Ámense como yo les he amado”.

 
VIERNES SANTO 

Ese día se recuerda la Pasión de Cristo: Su prisión, los interrogatorios de Herodes y Pilatos; la flagelación, la coronación de espinas y la crucifixión. Se conmemora con un Vía Crucis solemne y con la ceremonia de la Adoración de la Cruz.





SÁBADO SANTO
Se recuerda el día que pasó entre la muerte y la Resurrección de Jesús. Es un día de luto y tristeza. Las imágenes se cubren y los sagrarios están abiertos. Por la noche se lleva a cabo una vigilia pascual para celebrar la Resurrección de Jesús. Vigilia quiere decir 'la tarde y noche anteriores a una fiesta'. En esta celebración se acostumbra bendecir el agua y encender las velas en señal de la Resurrección de Cristo, la gran fiesta de los católicos.

Celebrar por  la noche la Vigilia Pascual, llenémonos de esperanza, Cristo nos quiere como hombres y mujeres de Iglesia, que la aman concretamente, capaces de aportar lo mejor de sí, su gracia nos devuelve la inocencia perdida, la alegría y la paz y desde allí construyamos una sociedad que sea más familia humana unida por el amor dinámico de Dios.
 

DOMINGO DE RESURRECCIÓN
Es el día más importante y más alegre para todos los católicos, ya que Jesús resucitó. Esto quiere decir que Cristo da la oportunidad de salvar el alma, de entrar al Cielo y vivir eternamente en compañía de Dios.




Esta afirmación que nos llena de esperanza proclamada por la Iglesia en el marco del Año de la Fe tiene que hacernos vivir nuestro compromiso de hombres nuevos. Que la resurrección del Señor nos ayude a entender que no hay fracaso más grande que una vida sin él, que una familia sin él, que una sociedad sin él, que un mundo sin él.

 

No hay comentarios: