jueves, 3 de octubre de 2013

UNA APRENDIZ DORADA DIGNA DE SER IMITADA


Mi nombre es María del Carmen Urrego Cobo, soy aprendiz en Entrenamiento Deportivo del Centro Agropecuario de Buga, tengo 22 años y hace nueve practico el Hapkido, deporte que combino con mi formación en el SENA para hacer lo que más me llena de satisfacción: representar a mi país y dejar su nombre en lo más alto en cada competencia.

Este año ha sido maravilloso para mí, ya que en el campeonato nacional celebrado en la ciudad de Cali obtuve medalla de oro en Salto Largo y en Combate, además gané plata en Salto Alto, lo que me dio el derecho a representar a mi país en los mundiales de Corea, en donde alcancé el Oro en Combate, enfrentando a una estadounidense, también obtuve una Plata en Salto Largo y el Bronce en Exhibición por Equipos. Igualmente, participé en los World Games de Cali, donde conquisté el Oro en Salto Largo, Salto Alto y Combate.

Subir al podio de una competencia y escuchar el himno de Colombia en medio de atletas de todos los países, es una experiencia única e indescriptible; es lo máximo para un deportista; es lo que te hace sentir que todo el esfuerzo, la dedicación y los sacrificios sí valieron la pena.



Para mÍ, la práctica del Hapkido es una forma de vida donde, como en todas las profesiones, para triunfar hay que hacer sacrificios y ser constante en la preparación; sólo con talento no se triunfa; hacen falta además formación, disciplina y dedicación para alcanzar el éxito,  esto es algo que debemos poner en práctica en todo lo que nos propongamos hacer.

El Hapkido es una de las artes marciales más completas ya que combina inmovilizaciones, lanzamientos y golpes de autodefensa, por lo que es muy utilizado en el combate cuerpo a cuerpo.
Muchos creen que para ser deportista de alto rendimiento hay que dejar de ser jóvenes, pero esto no es verdad. Es importante saber que el trabajo duro puede ir de la mano con la diversión y el placer, si lo hacemos con responsabilidad. Yo tengo mi novio, estudio en el SENA donde comparto y me divierto con mis compañeros, pero no descuido mi entrenamiento deportivo; recuerden que todo tiene su momento y para todo hay tiempo si somos disciplinados y responsables.

Para María del Carmen estas medallas son el reconocimiento al duro trabajo y al sacrificio de muchos años dedicada a un deporte en el que seguramente seguirá brindando satisfacciones a nuestro país.

No hay comentarios: