domingo, 26 de enero de 2014

TALENTO DEL SENA AL SERVICIO DE LA SALUD VALLECAUCANA.

Martín Ariel Castaño González, docente  del Centro Agropecuario de Buga,  figura entre los cuatro colombianos certificados por la Asociación de Paramédicos de San Francisco, Estados Unidos, como instructores en Evaluación, Atención y Transporte de Pacientes.

Desde antes de nacer estaba destinado a trabajar con el SENA. Su padre laboró 24 años en la institución, como mensajero, vigilante, conductor y, finalmente, encargado de ayudas didácticas del Centro Agropecuario de Buga, cargo en el que se pensionó. Por eso desde pequeño siempre ha estado vinculado al SENA, ya sea jugando en sus jardines o capacitándose en cursos de Electricidad Automotriz, Dibujo, Soldadura, Tractorismo o Tratamientos para la Farmacodependencia.

Cuando terminó el bachillerato se fue a estudiar a la Universidad del Quindío, donde recibió grado como Profesional en Salud Ocupacional. Posteriormente se graduó también como Técnico en Urgencias Médicas de la Fundación Nacional de Especialistas en Rescate y Urgencias Médicas de Cali.



Durante varios años se dedicó a trabajar en empresas constructoras en el área de la Salud Ocupacional y luego se vinculó como instructor a una fundación: “Esto me motivó a seguir por el camino de la capacitación, enseñando a otros lo que he podido aprender durante mi carrera profesional”, comenta el instructor.
Posteriormente, buscando mejorar sus conocimientos, realizó un curso en la Academia de Cirujanos Ortopédicos en los Estados Unidos, convirtiéndose en uno de los diez colombianos certificados por esta organización como instructores en Evaluación y Tratamiento Avanzado del Trabajo Prehospitalario.
Después de eso, hace dos años y medio, regresó a la que considera su casa y se vinculó al SENA de Buga, como instructor Líder en Atención Prehospitalaria y Salud Ocupacional. Durante este tiempo ha logrado convertirse en uno de los cuatro colombianos que tienen certificación de la Asociación de Paramédicos de San Francisco, Estados Unidos, como instructores en Evaluación, Atención y Transporte de Pacientes.  Esta formación les permite, sólo a ellos, capacitar a médicos en la resolución de problemas en entornos difíciles como la calle.


Todos estos conocimientos los ha puesto a disposición de los aprendices de los programas Técnico en Atención Prehospitalaria y Tecnólogo en Salud Ocupacional, atendiendo a unos 300 jóvenes por trimestre, además de capacitar al personal de las entidades de salud de todo el Valle del Cauca, que llegan al CAB para tomar cursos en Reanimación Cardiopulmonar Básica.

Martin Ariel Castaño concluye, optimista con  la labor cumplida hasta el momento: “Para mí, volver al SENA, es lo mejor que me ha podido suceder. Hoy estoy trabajando en un proyecto a mediano plazo, con el cual esperamos poder brindar capacitación en rescate acuático… Y mientras logramos esa meta,  seguiré formándome para aportar cada día más y devolverle a los colombianos un poco de todo aquello que me ha brindado esta gran institución”.

No hay comentarios: